jueves, 24 de abril de 2014

Educación en contexto de vulnerabilidad social: Nuestro rol como docentes

Actualmente, escuchamos con más frecuencia que la escuela ya no es lo que era. En palabras de Silvia Duschasky y Cristica Coria, diríamos que existe un declive de las instituciones que antes marcaban el camino de muchos niños y jóvenes. Con instituciones nos referimos principalmente a la escuela, pero bien sabemos que muchas otras, como la familia, también participan de este declive.
Frente a este escenario nos preguntamos qué estatuto tiene la escuela en contexto de vulnerabilidad social para aquellos jóvenes que no ven en ella la llave al futuro.
¿Cuál es nuestro rol como docentes? Podemos decir que la creación de recursos para habitar la situación, hacer algo con lo real, con la realidad en la que viven los chicos y hacer un nuevo posible.
Para pensar en ello, les proponemos trabajar con dos películas: Mentes peligrosas y Escritores de la Libertad. Ambas muestran la costosa tarea de una docente que se enfrenta a un grupo de alumnos en contexto de marginalidad, discriminación y violencia, intentando desde su clase que los alumnos crean en sí mismos.

*Dangerous Minds es una película estadounidense de 1995.
Fecha de estreno: 11 de agosto de 1995 (Estados Unidos)
Director: John N. Smith
Música compuesta por: Wendy and Lisa
Guión: Ronald Bass
Historia creada por: LouAnne Johnson
Trailer:

*Freedom Writers es una película estadounidense de 2007.
Fecha de estreno: 5 de enero de 2007 (Estados Unidos)
Director: Richard LaGravenese
Guión: Richard LaGravenese
Historia creada por: Erin Gruwell
Música compuesta por: will.i.am, RZA, Mark Isham
Trailer:
Posibles preguntas para trabajar con las películas:
¿Cuál es el contexto en el que se encuentra la clase? ¿Qué problemáticas podemos detectar?
¿Qué pasa con los alumnos cuando ingresa la nueva profesora?
¿Qué acciones realiza la profesora frente a la problemática que detecta en el grupo? ¿Le/s parece/n acertadas? ¿Cuál/es otra/s pondría/n en práctica?

Como docentes, tenemos la responsabilidad de hacer algo frente a situaciones como éstas. Nuestro trabajo puede parecer en vano si no nos respalda toda una estructura institucional y social, pero vale la pena intentar que nuestra clase sea un espacio en el que los alumnos realmente aprendan y lo hagan desde sus experiencias personales.
Hay muchas otras películas o historias que podríamos citar, como así también miles de casos que se encuentran día a día en nuestras escuelas... ¿Los compartimos?

Bibliografía: Duschatsky, S. y Coria, C. (2002) "Chicos en banda. Caminos de subjetividad en el declive de las Instituciones" Editorial Paidós. Bs. As.

miércoles, 16 de abril de 2014

¿Qué es una buena escuela hoy? Herramientas para su construcción

¿Qué es una buena escuela hoy? Se preguntan Silvina Gvirtz e Ivana Zacarias en el texto "Construir una buena escuela: herramientas para el director"*
Todos queremos y estamos interesados en una buena escuela, en una escuela mejor... pero ¿Qué es una buena escuela para nosotros? ¿Es la misma idea para todos los integrantes de la comunidad educativa?


Las autoras desarrollan un concepto de Buena escuela: aquella en la que todos los niños pueden aprender, tengan las mismas oportunidades, no sean discriminados, disfruten del proceso de aprender, transformar, crear... Esa buena escuela es posible. 
Como explican las autoras, hoy sabemos que todos los niños tienen un enorme potencial para aprender y sabemos cómo hacerlo, ya conocemos las prácticas que facilitan y dificultan el aprendizaje.
Pero como punto de partida es necesario ponernos de acuerdo en lo que queremos, en lo que esperamos de esa buena escuela, en cómo debemos construirla. La visión de las autoras:



Se propone una pequeña actividad que bien podrían trabajar los directivos de las escuelas con sus docentes; que si bien la propuesta es trabajar con la visión del pais que se tiene, también podríamos tomar la actividad para pensar esa buena escuela.

Directivos: Cuando estamos recorriendo nuestra escuela o estamos en el aula observando una clase ¿Vemos reflejada esa visión de buena escuela? ¿Qué vemos?
Docentes u otros miembros: ¿Qué opinan al respecto? ¿Ven reflejada esa visión día a día?

Es un ejercicio interesante para iniciar nuestro viaje hacia una escuela mejor. Una vez que se intercambian las opiniones respecto a la visión compartida que toda la comunidad tiene podemos pensar cómo hacerla y cómo gestionarla. Las autoras identifican dos prácticas que están presentes en una Buena escuela:

  • La implementación de un proceso de mejora continua donde se diagnostica, planifica, monitorea y evalúa permanentemente.
  • Fuerte liderazgo por parte del director y/o del equipo directivo 
¿Qué otras prácticas se presentan en esa buena escuela? Podemos enumerar muchos otras dependiendo de cada institución, de cada grupo de alumnos y docentes, de cada contexto... pero es un gran paso pensar cómo hacer lo que todos queremos para una escuela mejor.

*Silvina Gvirtz, Ivana Zacarias y Victoria Abregú. (2012) "Construir una buena escuela: herramientas para el director" AIQUE Editorial



miércoles, 9 de abril de 2014

Enseñar bien

¿Qué es enseñar bien? Se pregunta el Lic. Jorge Fasce*, profesor de nuestro Instituto en uno de los materiales editados para los seminarios que tiene a cargo. Una buena propuesta de enseñanza comprende, para el autor:

1. Partir de una situación problemática inicial adecuada.
2. Tener en cuenta los saberes previos de los alumnos.
3. Facilitar los procesos de análisis a través de la síntesis que permiten desentrañar y reestructurar la situación inicial.
4. La participación activa del sujeto que aprende (escuchar, hablar, dialogar, ver observar hacer - escribir, dibujar, graficar, construir, armar, desarmar, etc pensar; querer, desear, valorar).
5. Integración apropiada del trabajo individual, grupal y de clase total
6. Contenidos de positiva significatividad cognitiva, personal y social.
7. Un docente que:
• Prevé con claridad logros y contenidos;
• Diseña o selecciona reflexivamente adecuadas situaciones ¡nidales de aprendizaje;
• Aporta la información necesaria en cada momento del proceso de enseñanza y de aprendizaje a través de sus exposiciones o proporcionándola en las fuentes adecuadas;
• Coordina el desarrollo de la temática de las clases y de la dinámica del grupo,
• Valoriza la actividad del sujeto que aprende como decisiva para un buen aprendizaje;
• Escucha, observa;
• Guía la ejercitación, la revisión, el repaso, la elaboración de síntesis;
• Orienta, corrige, evalúa, se evalúa.
8. Adecuadas condiciones institucionales, de equipamiento, laborales y de formación profesional.

El objetivo de enseñar bien es que los alumnos aprendan bien. Y para ello, el proceso debe finalizar con un aprendizaje significativo, valioso, duradero; mediante una situación problemática que invite a reflexionar, que motive.

Muchas veces este no es un proceso fácil, como parece. Hay muchas cuestiones que se ponen en juego a la hora de enseñar y aprender. 
¿Qué otros ítems podríamos agregar a esta lista? 

* Licenciado y Profesor en Ciencias de la Educación, UBA. Especialista en Gestión de Políticas Públicas en Educación, Universidad de San Andrés. Se desempeñó como Director Nacional de Educación Superior Ministerio de Educación y Justicia de la Nación. Julio 1989 hasta Marzo 1990. Coordinador del Área de Evaluación de la Dirección Nacional de Información y Evaluación de la Calidad Educativa del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación.

martes, 1 de abril de 2014

Instrucciones para enseñar

Este sábado 5 de Abril, damos comienzo a la 1º Clase del Postítulo de Actualización Académica, que tiene como nombre "Escuelas y Docentes del Silgo XXI" y en este comienzo, invitamos a los docentes que piensen ¿Qué debemos hacer como profesores? ¿Cómo debemos enseñar? ¿Cuáles son nuestros roles?... Muchas preguntas con múltiples respuestas. Es por ello que, uno de los ejercicios que brindamos a nuestros alumnos es la lectura de textos sobre nuestro rol.
Les dejamos uno muy interesante de Estanislao Antelo* que nos invita a reflexionar sobre nuestra tarea como docentes. ¿Acuerdos? ¿Desacuerdos? 

Instrucciones para enseñar.
¿Qué hacemos los que enseñamos cuando enseñamos?
“Enseñar es un verbo. Un profesor es alguien  que tiene algo para enseñar, pero además, lo enseña. Si bien  podemos pensar que todos tenemos algo para enseñar, no todos hacemos de la enseñanza un oficio. Los verbos no nos dan tanto la idea de lo que las cosas son sino de lo que se puede hacer con ellas. Enseñar es una tarea, una operación un trabajo, un oficio. Un oficio  es un quehacer, un estilo. ¿Es útil preguntarse por lo que la enseñanza es? Muchos profesores no preguntan que es enseñar, van y enseñan. Más  que preguntarse por lo que la enseñanza es, por lo que es enseñar, quizá convenga preguntarse por lo que la enseñanza produce. Borges solía decir que hay gente que no ama suficientemente la poesía y se dedica a enseñarla. Yo diría que amar lo que uno hace es condición para enseñar.  Pero para poder enseñar un profesor debe estudiar, es decir, apropiarse de múltiples vocabularios. Diría  también que cuando un profesor no tiene nada para enseñar, debe callarse  o dedicarse a otra cosa. La responsabilidad  de enseñar- la responsabilidad de educar- es algo a lo que un país no puede renunciar. “

Instrucción 1
Para enseñar, usted tiene que pasar.
¿Por qué?
Porque un profesor  es un pasador. ¿Qué es  lo que pasa? Por un lado pasa lo que otros le han dado. El Tigres y el Éufrates, la Asamblea del Año XIII, la negra y la corchea, la tabla de elementos y la conjugación de los verbos. Pero un profesor no sólo pasa  lo que otros le han dado sino que pasa también el resultado de su propio trabajo  sobre lo que ha recibido. Esto que pasa se suele llamar, en la jerga de los especialistas, contenidos. Lo que se enseña, según nos dicen, son contenidos. Puede que así sea. Como sabemos los hay para  todos los gustos. Conceptuales, actitudinales, procedimentales, transversales, longitudinales, ambientales, elementales, etc. Se enseñan  además según nos dicen conocimiento, valores, destrezas, etc. sin embargo, el que enseña tiene una forma de pasar los contenidos, los conocimientos, los valores,  las destrezas. El que enseña formatea los contenidos, los prepara antes de pasarlos. Los contenidos son, como lo dice el Ministerio de Educación los define, formas culturales. Pero un enseñante  no sólo les da forma a los contenidos sino que, como veremos les da forma a sus alumnos, y en ocasiones se las quita: forma, deforma, reforma.
El profesor es un formador, un pasador de formas, un formateador. ¿Cómo hemos sido formados?

*Antelo, Estanislao. Instrucción para ser profesor. Pedagogía para aspirantes. Editorial Santillana, 1999 Buenos Aires.
Se ha producido un error en este gadget.